jueves, 13 de noviembre de 2014

Trepar, suspenderse y balancearse.

 Trepar, suspenderse y balancearse. 
Son acciones motrices en donde el tren superior es el protagonista en la ejecución de los movimientos.
El trepar, suspenderse y balancearse son movimientos naturales que todo niño va a intentar cuando tenga a su alcance un aparato que le permita hacerlo.
En la habilidad específica de trepar, la acción de los brazos se coordina junto con la acción de las piernas. (Reflejo cruzado). En aparatos más altos o de mayor dificultad, ayudar orientando la forma del trepar, para que desarrolle y sienta el esfuerzo en la acción.
Al suspenderse podemos evaluar:
Toma de manos: palmar, dorsal, mixta, cubital
Postura de tronco: extensión, flexión.
Principios de balanceo: situación del centro de gravedad con respecto a la toma de manos.
Desmontes: caídas con toma de peso.
En las primeras suspensiones los chicos, y en especial los más chiquitos (3 años), no van a quedar colgados, sino que van a ir graduando la fuerza de agarre, poniendo cada vez más peso sobre sus manos y menos sobre sus pies.

Recordar que el elemento hace a la motricidad, al llegar a la plaza lo primero que hace un niño, sin que nadie le indique nada es correr y colgarse de una barra.

Una soga atada a un árbol es suficiente estímulo para que los niños quieran treparse,
Están usando los músculos flexores de los dedos de la mano, los músculos de la espalda, y si se ponen cerca de ellos van a poder observar que mientras están colgados, no respiran, están haciendo fuerza con la panza, para elevar las piernas, (abdominales)

Luego de tomar confianza en la suspensión, seguimos conel  balanceo,.Podemos comenzar con un pequeño empujón para que sienta el balanceo del cuerpo.
En la medida que el dominio del balanceo se manifieste, proponerle que en el balanceo hacia delante “pegue una patada”, esto acelerará el mismo. Al ejecutar esta acción tomarlo de las muñecas por una posible suelta prematura del agarre.

Una escalera, por ejemplo de tobogán, basta para que el niño quiera treparla. Tener en cuenta algunas características de la misma, como por ejemplo: la inclinación, la altura y el tipo de peldaños.
Los trepadores, son otro excelente aparato para la práctica. Hacerlo tanto del lado externo del trepador como del interno. Tener en cuenta el tipo de calzado cuando trepan, ya que unos zapatos o zapatillas resbaladizas, pueden ocasionar un resbalón.

Los espaldares, son el mejor elemento para el desarrollo de la trepa, ya que ofrecen un óptimo punto de apoyo, tanto para manos como para los pies. Los chicos y en especial los más chiquitos, suelen ascender hasta lo más alto, pero cuando llegan y miran hacia abajo y ven que el piso está lejos, les suele dar cierto temor, prever esa situación estando al lado de ellos, no para bajarlos sino para darles apoyo y enseñarles a bajar.
Cuando prueban y ven que tienen la fuerza y la confianza, van a soltar primero un pie, y luego los dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada