miércoles, 17 de abril de 2013

PE INSET: Nado Sincronizado por Roxana Cisneros

El jueves 11 de abril en la piscina semiolímpica de la ABC , el departamento de Educación Física recibió un curso básico de nado sincronizado. La exposición  estuvo a cargo de la nadadora Roxana Cisneros asistente de las clases de natación de Upper Primary.
Entre ejercicios en el agua y demostraciones de alumnas pudimos conocer de que se trata el nado cincronizado y las dificultades que presenta para su aprendizaje

El nado sincronizado es uno de los deportes o disciplinas consideradas olímpicas que supone el armado de formas artísticas y sincronizadas en un medio acuático. Para realizarla, los participantes (en la mayoría de los casos mujeres) deben poseer habilidades y destrezas en las áreas de la natación y la gimnasia, así como también poder moverse de manera sincronizada al ritmo de la música, lo cual los acerca también al baile o danza. El nado sincronizado es, por tanto, entendido por muchos como ballet acuático ya que no significa simplemente moverse de manera ordenada bajo o sobre la superficie del agua, si no también hacer diferentes formas y movimientos artísticos de gran complejidad.

El nado sincronizado existe desde fines del siglo XIX, al menos en registros oficiales. Los primeros lugares en los que se practicó son varios países de Europa, especialmente Alemania y Francia, para luego pasar a Estados Unidos y eventualmente convertirse en una disciplina realizada en todas partes del mundo. Como sucede con todos los deportes, y especialmente aquellos que entran dentro de la categoría de deportes olímpicos, el nado sincronizado posee una técnica y reglamento específicos que tienen por objetivo ordenar las pautas de trabajo.

Una de las principales características del nado sincronizado es que los participantes tienen un tiempo determinado para realizar formas acuáticas que, tal como sucede en el ballet, son estructuras básicas a las cuales se les pueden agregar toques creativos y originales. El nado sincronizado siempre se realiza con música y esa es la guía que los miembros del equipo toman para moverse en conjunto, aunque también lo hacen independientemente de ella como por ejemplo cuando se hallan sumergidos en el agua.
Las posibilidades de movimientos y figuras que permite el nado sincronizado son muy amplias: los miembros del equipo pueden sumergirse boca abajo, mantenerse en el mismo lugar, hacer ruedas y círculos, torres y pirámides, saltos y volteretas, mover solo las piernas mientras el resto del cuerpo permanece fijo, etc.





                                      


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada