martes, 29 de enero de 2013

Cómo y Por qué debemos protegernos del Sol

La energía y la luz del Sol son esenciales para la vida en la Tierra, pero también tiene un componente muy perjudicial para nosotros y todos los seres vivos que es la radiación ultravioleta (UV). Afortunadamente la energía del Sol produce una capa invisible para protegernos, la capa de ozono.
Esta capa envuelve a la Tierra dejando pasar la buena energía del Sol y bloqueando al mismo tiempo sus rayos UV, o sea que nos protege de los rayos dañinos del Sol.

La capa de ozono está compuesta por el gas ozono y se encuentra en la alta atmosfera, llamada estratosfera, aproximadamente de 15 a 50 km por encima de la superficie de nuestro planeta.

Desafortunadamente, desde los años 50, una parte de las actividades humanas han estado dañando la capa de ozono, disminuyendo la protección que esta nos aporta. Cuando la capa de ozono esta dañada hay un aumento de los rayos nocivos provenientes del sol que alcanzan la Tierra. Esto constituye una amenaza grave para nuestra salud. Los rayos UV pueden perjudicar la piel, los ojos y debilitar nuestro sistema inmunitario.  Por estas razones es necesario protegernos de estos rayos.

Reglas para protegerse correctamente de los rayos UV:

•    Cubrir nuestra piel lo más que nos sea posible.  Cuando el horario en que estamos expuestos al sol sea peligroso, debemos usar ropa que nos proteja como camisetas de manga larga o pantalones.

•    Usar Gorra o sombrero siempre que estemos expuesto al sol, en lo posible de a lo  ancho para que nos proteja la cara, los ojos, las orejas y el cuello.

•    Los lentes de sol con protección UV son muy eficaces para proteger los ojos.

•    Utilizar protector solar, en lo posible con alto factor de protección, se debe aplicar en todas las partes del cuerpo que estén al descubierto, por lo menos 15 minutos antes de exponernos al sol.  Usarlo también en días nublados.

El tamaño de nuestra sombra nos dice cuando es peligroso permanecer al sol sin protección.  Es muy fácil recordar esta regla. Poca o ninguna sombra significa que el sol es peligroso. Es decir, más corta nuestra sombra menos debemos exponernos al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada