domingo, 4 de noviembre de 2012

La importancia de la hidratación en el Colegio


Mantener nuestro cuerpo hidratado es un deber si deseamos conservar una buena salud. En el caso de los niños, esto es aún más importante, sobre todo en la etapa escolar, en la que ellos gastan mucha energía.
hidratacion-ninos
Si bien los grandes sufrirían consecuencias como piel seca, patas de gallo, arrugas, celulitis, etc., a los niños los afectarían males como deshidratación, debilidad muscular y falta de irrigación del oxígeno a la sangre, con el consiguiente mal funcionamiento de los órganos del cuerpo.
Pensemos en la principal razón por la que debemos mantenernos hidratados, y aún más los niños: estamos hechos en más de un 50% de agua. El agua recorre lo largo y ancho de nuestro cuerpo, transportando el oxígeno y nutrientes que necesita. También se encarga de deshacer las toxinas y otros elementos que nuestro cuerpo no necesita.
Para los niños, que están constantemente en actividad, una buena hidratación también contribuye a mantener lubricados los huesos y articulaciones, también los tendones y mucosas. Asimismo, el agua regula la temperatura corporal, que sube cuando nos mantenemos en actividad física, y elimina el exceso de calor a través del sudor que eliminamos.
Si tu niño tiene entre 1 y 3 años, debe beber en promedio unas 4 tazas de agua a diario. Y si tiene entre 4 y 8 años, debe tomar unas 5 tazas por día. Para las subsiguientes edades, las cantidades irán aumentando correlativamente. Los adolescentes deben beber hasta 2,6 litros diariamente.
¿Cómo hacer para que tomen más agua?
Generalmente, los niños se rehúsan a tomar agua porque no se dan cuenta de la necesidad de esta en su organismo (incluso suelen no tener sed por largos periodos de tiempo) y por el poco atractivo que ejerce en ellos su sabor neutro e incoloro.
Una buena manera de hacer que tomen más agua es predicando con el ejemplo en familia. Una vez que se adapte como costumbre generalizada en casa, el niño se sentirá más interesado a hacerlo. Háblale, además, de la importancia y los beneficios del agua para su rendimiento físico y mental.
Adicionalmente a beber agua, podemos encontrar algunos beneficios adicionales con la ingesta de otros líquidos, tales como refrescos, jugos y extractos de fruta, así como de gelatinas, caldos y sopas. Sin duda, estos alimentos serán menos dificultosos de introducir en la dieta del niño.
Si sales de paseo o a la playa con tus hijos, asegúrate de llevarles una adecuada provisión de agua y de que la beban, pues exponerlos al sol y al calor los hará sudar más y con esto deshidratarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada